El porno gay y los tubes gratis mueven millones

lgtb1920

¿Os habéis parado a pensar alguna vez la cantidad de millones que se mueven con el porno en Internet? Os quedarías de piedra. Y más si os decimos que gran parte del tráfico es gracias al porno gay. ¡Y es que son muchos los que abren su ordenador o su dispositivo móvil portátil para ver los mejores vídeos de porno gratis existentes!

Porno gay y los “tubes”

¿A que nos referimos cuando hablamos de tube? Pues a las páginas en donde se pueden ver vídeos de forma gratuita. Sin duda el más famoso es Youtube, aunque su fama le precede y cada vez es más difícil poder ver alguna cosa sexual con esa herramienta, pues es una de las páginas con más tráfico del mundo y está pensada para todos los públicos, lo que tiene un fuerte control de contenidos. Lo mismo pasa si queremos subir videos con música: si ésta tiene copyright, los mismos moderadores del famoso portal os silenciaran el video para que no se incumplan las leyes de propiedad intelectual.

El ejemplo de PornoTube

Esta web es quizá una de las más conocidas. Nacida en agosto del año 2006,  Pornotube tiene muy claro los gustos de sus clientes y seguidores, y nada más acceder a la página web nos encontramos con que tenemos que elegir entre si nos interesa el tema gay o no. Como ya hemos dicho al principio, el porno entre personas del mismo sexo mueve una cantidad enorme de dinero, por lo que vale la pena hacer todos los esfuerzos posibles para que la persona que busca encuentre aquello que necesita.

Normalmente estas páginas son gratuitas para sus usuarios y se mantiene gracias a la publicidad. Como son páginas que llegan a mucha gente y tienen muchísimo tráfico, no es difícil encontrar empresas que quieran poner anuncios en ellas, por lo que resulta muy fácil pagar los servidores y los materiales que se encuentran en ellas.

El sexo que se ofrece en estas webs es directo y explícito, y muchas de ellas permiten también que la gente suba sus propios contenidos, de forma que todos ganan con ello. Muchas parejas (gays o no) se pasan los momentos íntimos creando vídeos caseros que quieren compartir, y son muchos también los que apuestan solo por ver este tipo de contenidos, que dan la impresión de ser más reales.

Aún así, todos estos portales no están exentos de polémicas y más de una vez se han tenido que enfrentar a denuncias o pagos de multas por violar alguna que otra ley. Sea como sea, Internet ha revolucionado muchos mercados y sectores, y no tenemos ninguna duda de que el mercado pornográfico ha cambiado totalmente gracias a ello. Además, el hecho de que estos vídeos se puedan consultar fácilmente desde cualquier lugar del mundo y con un simple clic del móvil ha facilitado enormemente la compartición de todos estos contenidos, y se podría decir con seguridad que quien no los haya visto es porque no quiere, no porque no sepa que existan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *